El river es la última ronda de apuestas en el póquer. Durante el river, se reparte la quinta (y última) carta comunitaria. Una vez terminadas las rondas de apuestas, se produce el showdown, todos los jugadores restantes revelan sus cartas y se decide el ganador.
En el momento en que se produce el river, el bote ya ha crecido bastante, lo que significa que cualquier error resulta costoso. El river se considera a menudo como la última oportunidad de “eliminar” a un oponente del juego antes del showdown, simplemente faroleando y reclamando su bote.
Durante el river, todos los jugadores son conscientes de su mano exacta y se hacen las últimas apuestas.
En el river, se persiguen los siguientes objetivos
Aumentar el bote – un jugador que siente que tiene la mano más fuerte y que ningún oponente es capaz de vencerla quiere aumentar el bote tanto como sea posible.
Apuesta de valor – una subida calculada de tal manera que el oponente la iguala.
Apuesta-subida – un jugador hace una pequeña apuesta, esperando que el oponente la suba. A continuación, se vuelve a subir la apuesta, aumentando significativamente el tamaño del bote.
Ganar sin el showdown – si el jugador carece de una mano fuerte, podría ganar el bote haciendo una subida enorme que ningún oponente estará dispuesto a igualar.
Minimizar las pérdidas: si no está seguro de que su farol vaya a funcionar y su mano no es la mejor para añadir dinero al bote, es mejor que se retire. Pasar o apostar se asegurará de que sus pérdidas no sean tan impactantes.
Enfrentarse con gastos mínimos: un jugador intenta gastar el menor número de fichas posible en el enfrentamiento, lo que significa que no está seguro de tener una mano mejor que la del oponente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.